BREVES CONSIDERACIONES SOBRE EL CONSUMO DE LA ENERGÍA

Desde hace dos décadas el consumo energético en las viviendas ha crecido a mayor ritmo que el crecimiento de la población (cinco veces más rápido) y el consumo de la electricidad se ha triplicado, siendo este aumento más visible entre el 2000 y el 2010.

Debido a esta circunstancia la emisión de gases de efecto invernadero ha aumentado considerablemente por el consumo energético en viviendas (20%), que comparado con la emisión de la industria (34%) es un dato muy significativo.

Se está equipando a la vivienda con aparatos que tienen nuevas prestaciones y usos para un mayor confort (aire acondicionado, vitrocerámica, microondas, …) a lo que van unidos los cambios en el estilo de vida de las familias, por lo que también se ha disparado el gasto económico en la factura de electricidad.

Actualmente la mayor parte de la energía consumida en la vivienda se basa en combustibles (el 63%): productos petrolíferos (gasóleo, butano, …) y gas natural que no son renovables, y el uso de biomasa que es renovable (carbón vegetal, leña, pellets,…); y la electricidad acapara el 35%.

En España sólo el 32,4% de la electricidad es renovable, por lo que dos terceras partes del abastecimiento en las viviendas provienen de fuentes no renovables.

50pelisantesdemorirCasablanca01 copiaMás de la mitad de la energía consumida en el interior de las viviendas se destina para mantener el confort térmico (calefacción), y el resto se destina principalmente para el uso de electrodomésticos, iluminación, agua caliente y cocina.

Ante estos datos hay que destacar la importante pérdida de energía que supone el stand by en los aparatos eléctricos (modo de espera)

Es necesario el uso de la energía para mantener el confort del interior de los inmuebles según las circunstancias en las distintas estaciones del año, pero es difícil determinar cuál es el consumo adecuado que garantice dicho confort.

La clave sobre el consumo de energía se encuentra en necesitar menos, aprovechándola al máximo y evitando el derroche de la misma.

El gasto energético en los inmuebles y en las viviendas depende de tres agentes sobre los que se puede actuar:
DEMANDA ENERGÉTICA: Es la energía que hay que suministrar para alcanzar las condiciones de confort adecuadas. Se puede conseguir igual confort utilizando menos energía si se mejoran algunos aspectos de los edificios, como puede ser el aislamiento térmico, las ventanas…
RENDIMIENTO: Es conseguir el mejor aprovechamiento de la energía abastecida en las instalaciones del inmueble. Prácticamente todas las instalaciones se pueden mejorar de cara a una mayor eficiencia energética.
GESTIÓN DE USO: Se refiere a los hábitos de los usuarios (temperatura del termostato, stand by, luces apagadas…) que favorecen el ahorro y evitar el derroche de la misma.

 

Certificación Energética Barata, Rápida y Sencilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s